Diferencia entre ahorrar e invertir

Mientras que la acción de ahorrar busca acumular recursos para su uso futuro de forma segura y con bajos riesgos, la acción de invertir busca obtener un rendimiento financiero asumiendo ciertos riesgos. Ambas prácticas son importantes y complementarias para una gestión financiera efectiva y responsable.

La gestión financiera es una habilidad clave para lograr la estabilidad y el bienestar económico. Dentro de esta gestión financiera, el ahorro y la inversión son dos conceptos fundamentales que muchas veces son confundidos. Si bien ambos buscan aumentar la riqueza financiera, tienen objetivos, estrategias y resultados muy diferentes.

Entonces, ¡cuáles son las diferencias entre ahorrar e invertir? ¡Vamos allá con ahorrar vs invertir!

¿Qué es ahorrar?

Ahorrar es la acción de reservar o guardar una parte de los recursos que se tienen disponibles, ya sea dinero, tiempo, energía, entre otros, con el objetivo de utilizarlos en el futuro para satisfacer necesidades o alcanzar metas específicas. En términos generales, se trata de una práctica financiera responsable y efectiva que permite una mejor gestión de los recursos disponibles, al mismo tiempo que contribuye a aumentar la estabilidad financiera y el bienestar a largo plazo.

El ahorro puede tomar muchas formas y se puede aplicar en diferentes ámbitos de la vida. Por ejemplo, una persona puede ahorrar dinero en una cuenta bancaria, reducir su consumo de energía eléctrica en el hogar, limitar el gasto en compras innecesarias, entre otras formas.

Uno de los principales beneficios del ahorro es la capacidad de hacer frente a situaciones inesperadas o de emergencia. Cuando se dispone de un fondo de ahorro, se puede utilizar en caso de que surja un imprevisto, como un accidente, una enfermedad o la pérdida de empleo. De esta manera, se evita caer en situaciones de endeudamiento y se mantiene una cierta estabilidad financiera.

Además, el ahorro puede ser utilizado para alcanzar objetivos a largo plazo, como la compra de una vivienda, la educación de los hijos o la jubilación. Al reservar una parte de los ingresos o recursos, se acumula un capital que puede ser utilizado en el futuro para alcanzar estas metas.

También te puede interesar: Inversión vs Trading

¿Qué es invertir?

Invertir es la acción de destinar recursos, ya sean financieros o materiales, con el objetivo de obtener una ganancia o un rendimiento futuro. Se trata de una práctica financiera que implica asumir ciertos riesgos con el fin de obtener un beneficio económico a largo plazo.

¡Otra diferencia!  Diferencia entre valor y precio

En términos financieros, la inversión se refiere a la colocación de capital en diferentes activos, como acciones, bonos, fondos de inversión, bienes raíces, entre otros, con el objetivo de obtener un retorno financiero.

Existen diferentes tipos de inversiones y cada una de ellas tiene sus propias características y riesgos. Por ejemplo, las acciones son un tipo de inversión en la que se adquieren participaciones de una empresa, y los rendimientos dependen del desempeño de la compañía y de las fluctuaciones del mercado. Por otro lado, los bonos son instrumentos de deuda emitidos por empresas o gobiernos, y ofrecen un retorno fijo al inversor.

La inversión también puede ser realizada en bienes materiales, como bienes raíces o vehículos, con el objetivo de obtener un rendimiento a través de la renta o la venta posterior del bien.

Una de las principales características de la inversión es el riesgo. Toda inversión conlleva un cierto nivel de riesgo, ya que los rendimientos no están garantizados y pueden variar en función de diferentes factores. Sin embargo, a mayor riesgo, también puede haber mayores rendimientos.

También te puede interesar: Fintech vs Banco

Principales diferencias entre ahorrar e invertir

  1. Objetivo: El objetivo principal del ahorro es acumular recursos para su uso futuro, como hacer frente a gastos imprevistos, alcanzar metas a largo plazo o mejorar la estabilidad financiera. En cambio, el objetivo de la inversión es obtener un rendimiento financiero sobre el capital invertido.
  2. Riesgo: El ahorro es una actividad de bajo riesgo, ya que se trata de guardar dinero en una cuenta bancaria o en otros instrumentos financieros seguros. Por otro lado, la inversión implica asumir un cierto nivel de riesgo, ya que los rendimientos pueden variar en función de la evolución del mercado y de otros factores.
  3. Rentabilidad: El ahorro suele ofrecer una rentabilidad baja o incluso nula, ya que se trata de instrumentos financieros seguros pero con bajos rendimientos. Por otro lado, la inversión puede ofrecer mayores rentabilidades, aunque esto depende del tipo de inversión realizada y del nivel de riesgo asumido.
  4. Plazo: El ahorro se realiza a corto, mediano y largo plazo, según las necesidades y objetivos del ahorrador. Por otro lado, la inversión suele tener un horizonte de inversión a largo plazo, ya que las fluctuaciones del mercado pueden afectar a los rendimientos a corto plazo.
  5. Liquidez: El ahorro suele ser más líquido que la inversión, es decir, los recursos pueden ser retirados en cualquier momento sin mayores complicaciones. En cambio, la inversión puede ser menos líquida, especialmente en el caso de inversiones en bienes raíces o en otros activos con menor grado de negociabilidad.

Daniel Gutiérrez Viñas

Formación académica: Miembro acreditado por la institución europea EFPA como "European Financial Advisor" Licenciado en Economía por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid Máster en Asesoramiento y Planificación Financiera por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Experiencia laboral: Manager de educación financiera en Benowu International Academy S.L. desde 2016 Analista de Tradingdesdecero.com desde 2016 Información profesional previa: Anteriormente gestor de operaciones en Banco Sabadell, Consultor de trading en Academy of Financial Trading, Asesor Financiero en Seguros Santalucía y Gestor Comercial en Caja Madrid.