Diferencia entre Fintech y banco

Las fintech (neobanco/challenger banc) son empresas más pequeñas y ágiles que utilizan tecnología para crear nuevos productos y servicios financieros, mientras que los bancos son organizaciones establecidas que ofrecen servicios financieros tradicionales y tienen una presencia física. 

Con la reciente digitalización de muchos sectores, seguramente hayas escuchado hablar de las Fintech o también conocidas como neo-bancos. A pesar de que a primera vista parezcan un banco tradicional, guardan ciertas diferentes con los bancos que estamos acostumbrados a ver. A continuación estaremos repasando todo lo referente a ambos conceptos y las diferencias que hay entre ambos.

¿Qué es una Fintech?

El concepto Fintech se viene utilizando con frecuencia en el último tiempo, aunque podemos simplificarlo como neobanco. De forma resumida, se trata de una entidad financiera que aprovecha la tecnología, innovaciones y todo el entorno digital para poder realizar sus operaciones. La gran mayoría de neobancos te permiten abrir tu propia cuenta sin tener que acudir a una sucursal, solicitar tu tarjeta de débito, etc.

Pero aquí hay un detalle que debemos marcar para evitar confusiones. Los bancos que empleen entornos digitales para sus operaciones no son Fintech o neobancos; ya que estos son únicamente los que emplean esos medios para todas sus operaciones.

Tipos de fintech

Aunque hablemos de que una fintech es similar a un neobanco, es más bien por una cuestión de introducción del lenguaje en la calle pero realmente dentro de las modalidades hay 2 tipos que son:

Neobanco

Los neobancos se asemejan a los bancos tradicionales, pero su modelo de negocio está centrado en los dispositivos móviles y no tienen una licencia bancaria. En su lugar, actúan como intermediarios entre los usuarios y los bancos para ofrecer servicios financieros innovadores a través de una plataforma en línea. Estos servicios incluyen cuentas de ahorro, préstamos, transferencias de dinero y tarjetas de crédito. Aunque los neobancos no tienen la capacidad de ofrecer servicios de depósito asegurados por el gobierno, pueden ofrecer servicios financieros de alta calidad a un costo reducido en comparación con los bancos tradicionales.

Challenger banc

Por otro lado, los challenger bancs son instituciones financieras digitales que cuentan con una licencia bancaria y ofrecen productos financieros novedosos y personalizados gracias a su tecnología avanzada. A través de la tecnología, los challenger bancs pueden ofrecer una experiencia del cliente más personalizada y eficiente que los bancos tradicionales. Además, estos bancos pueden ofrecer servicios financieros más rápidos y flexibles debido a su menor tamaño y estructura organizativa ágil

También te puede interesar: Riesgo vs Factor riesgo

¿Qué es un banco?

Seguramente el concepto de banco ya lo tengas bien familiarizado, de igual manera vamos a dar un repaso breve por lo que significa este concepto. El banco es una entidad financiera que se encarga de ofrecer soluciones financieras a sus clientes, como lo pueden ser la apertura de una cuenta, la solicitud de una tarjeta, solicitud de crédito, hipotecas, etc.

¡Otra diferencia!  Diferencia entre una factura y un recibo

Los bancos cuentan con una sucursal física, en la que puedes ir con los documentos requeridos a solicitar sus diversos productos, es un proceso personal y que se viene realizando sin mucha variación desde hace años. De igual manera, físicamente podrás depositar o retirar el dinero que almacenes en tu cuenta.

También te puede interesar: Trading vs Inversión

Principales diferencias entre Fintech y banco

Ahora bien, con estos dos conceptos seguramente ya tengas varios matices en mente, pero podemos resumirlo en las siguientes diferencias:

  1. Licencias/regulaciones: La gran mayoría de Fintech no cuentan con las licencias necesarias para operar como banco al 100%, por lo que no pueden ofrecer productos específicos. De ahí viene el prefijo “neo”, ya que no alcanzan a ser un banco completamente. En definitiva, los bancos están sujetos a regulaciones financieras más estrictas y tienen un historial de cumplimiento normativo, mientras que las fintech aún están en proceso de regulación y en muchos casos aún no tienen una regulación clara.
  2. Facilidad: Utilizar los servicios de un neobanco es algo muy sencillo, no necesitarás salir de casa, imprimir documentos ni mucho menos. Todos los procedimientos se realizan de forma digital y las operaciones se vuelven muy cómodas de hacer.
  3. Costes: Los neobancos operan 100% de forma digital, por lo que no tienen gastos por traslados, mantenimiento de sucursales, etc. De esta manera, el coste de uso para el usuario es mínimo, inclusive llegando a ser nulo. Mientras que en los bancos si tenemos que tomar en cuenta todos estos factores, por ello hay cuotas de mantenimientos, intereses, etc.
  4. Plataforma: En la era de la digitalización los neobancos son una gran alternativa, pues sus plataformas permiten realizar todas las operaciones necesarias de una forma muy sencilla e intuitiva. Mientras que, por otro lado, los bancos recién están adaptando todos sus servicios al mundo digital y con una transición complicada en muchos casos.
  5. Estructura organizativa: Los bancos son organizaciones establecidas con estructuras jerárquicas y procesos burocráticos definidos, mientras que las fintech son empresas más pequeñas, ágiles y flexibles que suelen tener una estructura organizativa más horizontal.
  6. Modelo de negocio: Los bancos generan ingresos a través de los intereses que cobran por los préstamos y los servicios que ofrecen, mientras que las fintech utilizan tecnologías innovadoras para crear nuevos productos y servicios financieros, como transferencias de dinero internacionales más baratas, préstamos basados en inteligencia artificial, criptomonedas, entre otros.
  7. Tecnología: Las fintech utilizan tecnología para brindar servicios financieros en línea, mientras que los bancos suelen tener una presencia física y ofrecen servicios en línea como un complemento a sus servicios tradicionales.
  8. Perfil del cliente: Debido al uso de las tecnologías, las fintech están dirigidos a un perfil más joven que los bancos que se estima entre los 20 y 45 años. Aunque no quita que personas más mayores y ágiles con las herramientas digitales no puedan ser clientes potenciales. Ya sabemos este discurso es muy relativo.
  9. Cartera de clientes: Los bancos tienen una amplia base de clientes que confían en ellos para manejar sus finanzas, mientras que las fintech se centran en nichos específicos de clientes que buscan soluciones financieras innovadoras.
  10. Experiencia del cliente: Las fintech se enfocan en brindar una experiencia del cliente más personalizada y tecnológicamente avanzada, mientras que los bancos tienen una experiencia del cliente más estandarizada y tradicional.
¡Otra diferencia!  Diferencia entre diccionario y tesauro

¿Son realmente competencia los bancos y las fintech?

Aunque los neobancos y los challenger bancs representan una amenaza para los bancos tradicionales en términos de competencia, no se trata de una rivalidad total. De hecho, muchas instituciones financieras tradicionales están optando por asociarse y cooperar con estas nuevas empresas fintech para aprovechar las oportunidades de negocio que ofrecen.

La colaboración entre estos diferentes tipos de instituciones financieras puede ofrecer grandes beneficios tanto para los clientes como para la industria financiera en general.

Daniel Gutiérrez Viñas

Formación académica: Miembro acreditado por la institución europea EFPA como "European Financial Advisor" Licenciado en Economía por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid Máster en Asesoramiento y Planificación Financiera por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Experiencia laboral: Manager de educación financiera en Benowu International Academy S.L. desde 2016 Analista de Tradingdesdecero.com desde 2016 Información profesional previa: Anteriormente gestor de operaciones en Banco Sabadell, Consultor de trading en Academy of Financial Trading, Asesor Financiero en Seguros Santalucía y Gestor Comercial en Caja Madrid.