Diferencia entre fisura y grieta

Diferencia entre fisura y grieta

La diferencia entre fisura y grieta puede pasar desapercibida por la mayoría ya que son bastante similares entre sí. Sin embargo, ambas se tratan de un tipo de daño diferente que implica soluciones distintas. Conocer la diferencia entre fisura y grieta nos ayudará a saber como reparar correctamente cada una de estos desperfectos.

¿Qué es una fisura?

Las fisuras se tratan de aberturas pequeñas y de poca profundidad que solo podemos ver en el área superficial. Estas se pueden apreciar fácilmente en la superficie de un aplanado y suelen tener un ancho menor a 0.1mm. Su reparación se puede llevar a cabo a través de resanadores o la aplicación de diferentes masillas dependiendo del material y textura.

¿Qué es una grieta?

Una grieta es una abertura mucho más grande que suele afectar gran parte del material. Este puede ser ladrillo, cemento, cielo raso o losa. Por su parte las grietas pueden llegar a tener un ancho que va de los 0.6mm hasta los 3.0mm. Debido a esto su reparación suele emplear materiales como selladores de poliuretano.

Diferencia en imagen de una fisura y una grieta

imagen diferencia entre grieta y fisura

¿Por qué se producen las fisuras y las grietas en los muros?

Las causas de la aparición de grietas y fisuras en las estructuras pueden ser diversas. Muchas veces suelen ocurrir debido a la temperatura, la humedad y el agua al que se ve sometida una superficie. También pueden ocurrir debido a movimientos ocasionados por asentamientos del terreno sobre el que se funda la estructura.

Por otro lado debemos mencionar las cargas que suele llevar dicha parte de la estructura. Lo cual suele ocurrir debido a que no se consideran estas cargas al calcular el proyecto en sí mismo. Además si la armadura de sostén no es lo suficientemente buena acabarán apareciendo grietas y fisuras por movimiento o peso.

¿Cómo reparar fisuras y grietas?

Las microfisuras o fisuras menores son las más sencillas de reparar y tan solo basta con la aplicación de masillas o resanadores. Para reparar estas fisuras podemos emplear resanadores acrílicos que ya vienen listos para utilizarse. Además la ventaja de este tipo de resanadores es que pueden ser pintados luego de aplicarse.

En el caso de las grietas que suelen ser de mayor profundidad es necesario aplicar otra clase de productos. Más precisamente debemos aplicar selladores de poliuretano pues estos cuentan con excelentes propiedades de elasticidad. 

Grietas estructurales

Las grietas estructurales son aquellas que afectan columnas, vigas y trabes dentro de una estructura. Para reparar esta clase de grietas lo principal es contar con la asesoría de profesionales. Ya que este tipo de grietas requieren una reparación especializada pues compromete los soportes de la estructura en general.

Grietas no estructurales

Las grietas no estructurales suelen surgir debido a errores en el proceso de ejecución o por el proceso de endurecimiento del concreto. También puede influir fallos en el vertido del material o los pocos recubrimientos. Al ser superficiales pueden ser reparadas con selladores y resanadores de diferentes texturas dependiendo del material.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *