Diferencia entre un albarán y una factura

Si bien los albaranes y facturas son dos documentos legales que se emplean para la realización de movimientos, estos no son lo mismo, ya que existen muchas diferencias mercantiles entre los dos. Es importante que todas las personas autónomas y profesionales de una pyme, puedan conocer las diferencias entre estos dos modelos de facturas. Por ello en este artículo conoceremos los conceptos básicos y las diferencias entre un albarán y una factura.

¿Qué es un albarán?

Un albarán se trata de un documento mercantil que tiene como principal función garantizar y acreditar la entrega de determinado producto o servicio. Esto por el bien del proveedor y el cliente. Un dato que debemos de tener en cuenta de un albarán, es que este documento únicamente justifica el envío y entrega, más no garantiza el pago del producto o servicio.

El albarán debe ser realizado por el proveedor y hacerlo llegar junto con la mercancía al comprador, de tal manera que este pueda firmarlo una vez que reciba el producto. El vendedor deberá recibir una copia de este documento firmado, mientras que el original se lo quedará el comprador.

Para ambas partes el albarán es indispensable para llevar un negocio correcto ante la ley. Ya que, para el comprador, dicho documento garantiza que el vendedor le entregará la mercancía o el servicio tal cual como se acordó. Si esto no se cumple, el comprador podrá actuar legalmente en contra del vendedor por incumplimiento.

En cambio, para el vendedor, el albarán firmado le servirá como respaldo en caso de que el comprador no pague la factura por los productos o servicios entregados. Por su parte, para las empresas transportistas de esta mercancía, dicho documento les sirve tanto para hacer constar que han entregado la mercancía. Y para mantener el control de los pedidos que reciben y deben entregar.

Ejemplo de albarán

¿Qué es una factura?

Una factura se trata de un documento mercantil y su función es acreditar o demostrar que se ha llevado a cabo la venta y compra de un producto o servicio. En este documento, se deben plasmar todos los detalles del negocio. Ya sea, el precio, las cantidades, los servicios contratados, información fiscal del emisor y receptor, entre otros.

Cabe destacar, que la factura es un documento mercantil de carácter obligatorio que se deberá realizar por parte del vendedor, profesional o empresario. Esto inmediatamente a confirmar el negocio pautado. Evidentemente, el mismo proveedor se deberá encargar de hacerle llegar una copia de la factura al comprador.

Para que una factura sea válida ante la ley, esta deberá cumplir con ciertas funciones fiscales y tributarias.

Ejemplo de factura – Foto cedida por: Facturapedia.com

Principales diferencias entre un albarán y una factura

Ya que hemos conocido los conceptos básicos y para qué sirven ambos documentos, pasamos a conocer las principales diferencias entre un albarán y una factura.

Validez y uso

Principalmente, un albarán es un documento que no debe sustituir una factura, pues no tiene la misma validez legal; sin embargo, puede servir como prueba de incumplimiento o morosidad. Mientras que, una factura es el único documento legal que tiene peso y funciones tributarias, igualmente sirve de prueba ante cualquier situación.

Momento en el que se generan

El albarán se genera para justificar la entrega de un producto o prestación de un servicio. En cambio, la factura sirve para justificar un pago realizado por la entrega de un producto o prestación de un servicio.

De carácter obligatorio

El albarán no es un documento obligatorio que debe emitir el vendedor, aunque la factura sí.

Diferenciapedia.com

Somos los expertos en explicar las diferencias que todos nos preguntamos en el día a día.Cada redactor de nuestro equipo está especializado en su materia de ahí la calidad del contenido para dar respuesta a cualquier tipo de diferencia.¡LA MEJOR WEB DE LAS DIFERENCIAS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.