Diferencia entre coche eléctrico y coche a combustión

La llegada de los coches eléctricos al mundo de la movilidad ha sido un gran avance, permitiendo que contemos con un tipo de coche más sustentable y saludable para el medio ambiente. Ante semejante cambio, es normal que las personas se pregunten si este tipo de coches trabaja de la misma manera que uno a combustión o que diferencias tienen. En este artículo queremos resolver esas dudas, explicando las principales diferencias entre ambos tipos de coches.

¿Qué es un coche eléctrico?

Los coches eléctricos son vehículos impulsados exclusivamente por electricidad, la cual se almacena en las baterías de su interior. Este tipo de coche destaca por su autonomía y prestaciones avanzadas, ya que, al ser el futuro de la movilidad, muchas marcas intentan sacar al mercado un producto de lujo. Su principal ventaja es la duración de la batería, permitiéndole contar con una gran capacidad para viajes largos.

¿Qué es un coche a combustión?

Los coches a combustión son el tipo de vehículo más tradicional y utilizado actualmente. Este tipo de coches funcionan gracias a que transforman la energia obtenida por la combustión a energia mecánica. El proceso de combustión ocurre dentro del coche y esto supone una emisión de gases, lo cual es un gran problema en tiempos donde la preservación del medioambiente es una necesidad.

Principales diferencias entre un coche eléctrico y un coche a combustión

Ahora que estás al tanto de las características de cada tipo de coche, seguramente te interesará conocer las diferencias entre sí. Bien, vamos a empezar con el repaso.

Composición mecánica

Los coches eléctricos son mucho más simples mecánicamente que uno a combustión, ya que requieren de menos partes para lograr el movimiento del coche. Al no tener que provocar una combustión y una serie de movimientos (como lo hace el coche a combustión), la exigencia de partes mecánicas es menor. Esto es una gran ventaja, ya que su mantenimiento será menor y tendrás menos posibilidades de avería.

Espacio del coche

Al contar con menos partes mecánicas en su interior, los coches eléctricos pueden aprovechar mejor el espacio. En cambio, los coches a combustión no cuentan realmente con mucho margen, ya que el motor y el resto de sus piezas ocupan un gran porcentaje del espacio disponible. De esta manera, los coches eléctricos tienen maleteras y espacios adicionales para almacenar herramientas, repuestos, equipaje, etc.

Recarga

En los vehículos a combustión, la recarga del combustible es algo realmente rápido, llegas a la estación de servicio, surtes gasolina y sales en pocos minutos. En cambio, los coches eléctricos deben esperar mucho más tiempo para llegar a recargar su batería, lo que puede resultar tedioso en momentos de urgencia.

Viajes largos

Los recorridos en largas distancias pueden ser un gran problema para los coches eléctricos, ya que si te vas a trasladar entre provincias, debes planificar la ruta perfectamente para no quedarte sin energía. En cambio, las estaciones de servicio para surtir combustible están por todos lados, eliminando en este sentido la planificación o preocupación.

Diferenciapedia.com

Somos los expertos en explicar las diferencias que todos nos preguntamos en el día a día.Cada redactor de nuestro equipo está especializado en su materia de ahí la calidad del contenido para dar respuesta a cualquier tipo de diferencia.¡LA MEJOR WEB DE LAS DIFERENCIAS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.